Complicaciones de la talasemia


Las posibles complicaciones de la talasemia abarcan:

  • Sobrecarga de hierro: Las personas con talasemia pueden tener demasiado hierro en el cuerpo, ya sea por la propia enfermedad o por transfusiones de sangre frecuentes. Demasiado hierro puede comportar daños al corazón, al hígado y al sistema endocrino, el cual incluye las glándulas que producen las hormonas que regulan los procesos a través del cuerpo.
  • Infección: Las personas con talasemia tienen un mayor riesgo de sufrir infección.

En los casos de talasemia grave, las complicaciones pueden producirse en los siguientes casos:

  • Deformidades óseas: La talasemia puede hacer que la médula ósea se expanda, lo que hace que los huesos se ensanchen. Esto puede acabar en una estructura ósea anormal, especialmente en la cara y en el cráneo. La expansión de la médula ósea también hace que los huesos sean delgados y quebradizos, lo que aumenta la probabilidad de sufrir fracturas.
  • Agrandamiento del bazo (esplenomegalia): El bazo ayuda al cuerpo a combatir infecciones y a eliminar el material no deseado, como los glóbulos rojos viejos o dañados. La talasemia va acompañada, a menudo, por la destrucción de un gran número de células rojas de la sangre, haciendo que el bazo trabaje más de lo normal, causando que se agranden. La esplenomegalia puede empeorar la anemia, y puede reducir la vida útil de los glóbulos rojos transferidos. Si el bazo se hace demasiado grande, es posible que tengan que eliminarlo.
  • Las tasas de crecimiento se desaceleran: La anemia puede causar un crecimiento lento de un niño. La pubertad también puede retrasarse en los niños con talasemia.
  • Los problemas del corazón: Los problemas cardíacos, como la insuficiencia cardíaca congestiva y los ritmos cardíacos anormales (arritmias), pueden estar asociados con la talasemia grave.
Factores de riesgo Diagnóstico

Qué es

La talasemia es un trastorno hereditario de la sangre caracterizado por tener un nivel de hemoglobina bajo y un número de glóbulos rojos menor de lo normal.

Leer más

Síntomas

La ictericia es uno de los síntomas de la talasemia, además de la fatiga, la debilidad, la hinchazón abdominal y la dificultad para respirar.

Leer más

Causas

La talasemia es causada por mutaciones en el ADN de las células que forman la hemoglobina – la sustancia en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno.

Leer más

Factores de riesgo

Los antecedentes familiares i la ascendencia de ciertos lugares favorecen la aparición de la talasemia.

Leer más

Complicaciones

La talasemia puede traer complicaciones como sobrecarga de hierro, infección y en casos graves deformidades oseas, agrandamiento del bazo y problemas de corazón.

Leer más

Diagnóstico

Ante la sospecha de un caso de talasemia, un análisis de sangre puede servir para confirmar el diagnóstico.

Leer más

Tratamiento

Los casos graves de talasemia pueden tratarse mediante transfusiones periódicas o mediante células madre.

Leer más

Prevención

En la mayoría de los casos, la talasemia no se puede prevenir.

Leer más

Anemia

La anemia es una afección en la cual usted no tiene suficientes glóbulos rojos sanguíneos sanos para transportar el oxígeno adecuado a los tejidos.

Leer más

Enlaces patrocinados:


Sitios relacionados

Generic placeholder image

La leucopenia es un trastorno de la sangre caracterizado por la disminución del número de leucocitos en la sangre. Leer más


Generic placeholder image

La eosinofilia es una enfermedad en la que el nivel de eosinófilos, un tipo de glóbulo blanco de la sangre, está más alto de lo normal. Leer más

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. OK | Ver detalles